El entrenamiento en relajación

El entrenamiento en relajación no es una tarea complicada, se puede llevar a cabo en casa, mediante la grabación de una sesión o mediante cualquier versión de relajación muscular progresiva que se pueda encontrar en el mercado.

Comience a escuchar las instrucciones de relajación.

  • 24 min.38 segs. Descargar audio

Es conveniente que se practique todos los días, durante unos tres meses al menos. Cuanto más tiempo se le dedique a la relajación, mejores serán los resultados.

Hay que tener en cuenta que para relajarse, es especialmente relevante lo que estamos pensando, de manera que no podemos estar haciendo relajación y al mismo tiempo estar pensando en las tareas que vamos a hacer después o en los problemas que nos preocupan. Si lo hacemos, lo que estamos consiguiendo por un lado con la relajación, lo estamos perdiendo por el otro comenzando de nuevo con la activación.

La atención tiene que estar plena y conscientemente en los ejercicios de la relajación, ya sean ejercicios de tensión y relajación, ya sean ejercicios respiratorios o bien de imaginación de situaciones relajantes.

No todas las grabaciones que podemos encontrar en Internet o comprar en el mercado son buenas para relajarnos. Con frecuencia, encontramos grabaciones que difícilmente pueden ser buenas para producir relajación como algunas en las que se dan instrucciones para realizar operaciones aritméticas, como contar. Conviene asegurarse de la procedencia de la grabación antes de adquirirla.

Con la práctica habitual de la relajación se consigue una disminución de la activación fisiológica en un plazo medio de tres meses. Su efecto se mantiene en el seguimiento durante un año por lo que se trata de un efecto relativamente estable. En cambio, los tranquilizantes consiguen una disminución de la activación fisiológica a muy corto plazo, pero su efecto no se mantiene, sino que muchas veces se produce recaída tras la retirada.

© Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social